Bebe Rexha, superando mis expectativas

Bebe Rexha, superando mis expectativas

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: 
Bebe Rexha

En su cuenta de más de ocho millones de seguidores en la red social, Instagram, la cantante Bebe Rexha escribe esto en su perfil: “rock star not a pop star” y supongo que muchos estarán de acuerdo con ella mientras que otros lo niegan rotundamente. Y no es fácil para muchos escuchar temas como “Shining Star”, “Mine” o “Meant to Be” y darle la razón a la artista. Aunque si escuchas “Ferrari” o “I'm a Mess” estarás totalmente de acuerdo con ella. La cantante lo dice también en su perfil de Twitter con más de un millón trecientos mil seguidores y en la de Facebook con casi dos millones y medio de fanáticos y, sin embargo, creo que hasta entre sus más fieles seguidores habrá quien se contradiga y piense que Bebe Rexha es un rock star versátil y otros que aseguren que la artista es una pop star que interpreta temas fuertes. Algunos la han llamado la chica mala del pop y no sé si eso haga feliz a Bebe Rexha, pero como las etiquetas están de moda en todo el mundo, creo que no se va a poder escapar de que unos la llamen de una forma y otros, de otra. Quizá sería más sencillo no poner atención a esas etiquetas y seguir creando música sin que nada más importe, pero en fin. Para agregar más elementos al debate, mi opinión es que, en definitiva, esta singular cantante norteamericana es una rock star. Por qué? Porque llevar el rock en las venas se demuestra con la actitud y no necesariamente con los estilos musicales con los que exploras en tus discos. Ejemplos hay miles acerca de verdaderos ídolos en distintos géneros que experimentan todo el tiempo con otros estilos para refrescar su carrera y ofrecer a sus seguidores distintas facetas para ser aún más apreciados y eso no quiere decir que abandonen la esencia del género que le da sentido a sus carreras y en las que han crecido. Otra de las cosas con las que creo que algunos se sienten confundidos al no saber en dónde está el lugar que debe tener Bebe Rexha es en su look. Normalmente el cuidado por la apariencia y el uso de ropas de moda, con una amplia variedad de colores y estilos, agregándole glamur y mucho maquillaje a todo lo que presenta en sus videos y presentaciones, está más relacionado con el mundo de la música pop. Es algo mucho más vanidoso, narciso y comercial, es parte de la mercadotecnia del pop en la actualidad. Y en más de una ocasión vemos a la cantante instalada en ese modo, también por eso puede existir la confusión. Mientras que en el mundo del rock estamos más acostumbrados a la ropa de piel y enseñar menos el cuerpo, provocando que las audiencias se enfoquen más en las canciones y en el estilo rudo y agresivo de sus intérpretes, sin que la apariencia importe mucho. Pero para mí, y por lo visto para Bebe Rexha también, la belleza femenina, el gusto por la variedad en los vestuarios que mejor te hacen ver y una buena melodía de rock no están peleados. Creo que vivimos un momento en el que es justo que ya nos sacudamos todos esos estereotipos y nos concentremos más en divertirnos y en apreciar la belleza de cada expresión artística sin tantas ataduras.


Sí, es un Ferrari


La primera canción que abre el álbum Expectations es “Ferrari”. El video no es tan profesional como yo esperaría para una artista que está compitiendo en las grandes ligas, supongo que quisieron estar en línea con la moda de hacer todo desde un smartphone por parte de toda la gente; sin embargo, creo que aún con eso en mente pudieron lograr algo mejor. Pero independientemente de ello, podemos ver que sí, Bebe Rexha, es todo un Ferrari. Cuenta con todos los elementos para asegurar que es una estrella de rock: una canción potente, con una letra transgresora y un video en donde se ve a nuestra estrella siendo ella misma ante la cámara, rebelde, retadora y llena de una sensualidad que echa a volar tu imaginación. Mucho más hermosa que un Ferrari, pienso que al ver esta demostración de fuerza, rebeldía y belleza, difícilmente alguien se atrevería a ponerla en la misma casilla en la que está Taylor Swift o sí?, definitivamente Bebe Rexha es un rock star ok? Pero la necesidad primaria que tiene un artista para agregar variedad y seguir explorando en otros territorios, la obliga a tocar otros géneros sin perder su espíritu y naturaleza no crees? Es simplemente ella y creo que así es como nos gusta.


No es un desorden, es sólo confusión


La canción “I’m a Mess” es otro excelente ejemplo de que estamos ante una rock star. Un inicio sólo con un arreglo de guitarra, un ritmo que va creciendo conforme la canción avanza, una letra que habla de situaciones muy comunes en varias etapas de nuestra vida y la desgarradora interpretación de quien la canta. Creo que es un tema muy completo y describe en gran medida la naturaleza de esta cantante. Hablando del disco en general y siguiendo con la confusión de las etiquetas, es de otorgarle gran mérito al hecho de que Bebe Rexha sea una de los compositoras de casi todos los temas que incluye este álbum. En una época en la que es muy sencillo para algunos tomar canciones del pasado y hacerle unos pequeños cambios para ofrecérselos al público, el esfuerzo por entregar material original es para aplaudírselo a cualquiera. Por eso, la confusión en las etiquetas no debería distraernos de lo más importante y, sobre todo, no debería ser motivo de preocupación para la artista y quizá sería el momento para ella de quitarlo de su perfil en las redes sociales.


Una razón más para quererla


No me quiero despedir sin antes mencionar la canción “Grace”. La verdad me dejó impresionado la potencia en la voz de Bebe Rexha. Nuevamente regresamos a la necesidad de todos los artistas de experimentar con distintos géneros y este debe ser una situación a la que debemos acostumbrarnos. Por cierto, no dejes de ver el video de la canción “I Got You”, es una buena canción y podrás admirar la belleza de Bebe Rexha en todo su esplendor, altamente recomendable. En general, este álbum ha superado mis expectativas.

SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI