Hayley Kiyoko y las expectativas que tenemos sobre la música y la vida

Hayley Kiyoko y las expectativas que tenemos sobre la música y la vida

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: Hayley Kiyoko.

No hace mucho tiempo, la humanidad entera estaba sumida en los prejuicios, todos sabíamos que pasaban muchas cosas; sin embargo, pensábamos que, si no hablábamos de ellas, simplemente dejarían de existir. Nada más falso. Tristemente, en algunos lugares del mundo las cosas no han cambiado mucho. A lo largo de la historia los seres humanos somos tan diversos en nuestras formas de pensar, de sentir y de amar, como distintos son los rasgos de cada persona, pero hay quienes se obstinan en pensar que todos debemos comportarnos de la misma forma, tener el gusto por las mismas cosas, creer y sentir en el mismo sentido… imposible y además injusto. Las cosas no han sido fáciles para quienes, sabiéndose libres dentro de sí mismos, quisieran exteriorizar sus sentimientos sin el riesgo de ser castigados por la sociedad. Aunque con mucho esfuerzo, sacrificio y una admirable valentía, muchos han tomado la bandera de la libertad de las personas para sensibilizar a los demás y hacerles entender que aún los que ven con desprecio la forma de vivir que otros han escogido, tienen en su mente cadenas que no les permiten hacer cosas que algún día soñaron. Muchas son las voces y las distintas formas de defender los derechos de las minorías y el derecho que tenemos todos de ser libres para amar a quien queramos, algunos son aguerridos y otros más sensibilizan con un ejemplo dulce, fresco y juvenil. Todas las expresiones son válidas y ayudan a que muchos en países donde todavía existe una enorme resistencia hacia el diferente, se empoderen y hagan valer sus derechos, dejar a un lado los estigmas y hacerles entender que el amor es eso, simplemente amor y nada de malo tiene el expresar el amor libremente. Quizá esas sean las expectativas de una de las artistas que con suavidad y sin la necesidad de escribir insultos en las letras de sus canciones, se ha preparado para cambiar el mundo, reafirmar lo ganado en los lugares donde se ha avanzado hacia la tolerancia y el respeto, e inspirar a muchos en los lugares en donde todavía hay mucho camino por recorrer. Curiosa y al mismo tiempo segura de lo que quiere explorar y experimentar, sabe transmitir como ninguna otra la normalidad y belleza con la que se puede amar sin ofender a nadie. Es Hayley Kiyoko, una artista para seguir y apreciar de forma integral. Una artista a la que sería difícil segmentar, ella y su obra son un todo, un paquete que expresa en cada una de sus facetas la alegría de vivir como un ser libre.


Quién más sabe lo que necesitas?


Esto ha dicho Hayley Kiyoko: “Siempre intento usar mi arte para tocar temas que la gente no comenta o tiene miedo a tocar”. De eso se trata la música, para eso se tiene que aprovechar el lugar privilegiado que se han ganado con su talento y perseverancia las estrellas de la música. A lo largo de la historia hemos visto como surgen ídolos que pronto se convierten en la esperanza de muchos y se transforman en héroes defensores de los derechos de todos, este es el momento y el lugar para Hayley. No obstante Hayley se sentía incómoda consigo misma en el pasado, la artista venció sus propios temores y obtuvo su primer gran éxito: aceptarse y vivir su vida en sus propios términos; después vendría algo mejor, ser la voz guía de una generación que todavía no sabe como hacerlo en muchos países. Haciéndolo con la naturalidad propia de la juventud y sabiendo que un mensaje sencillo y claro, pero no por ello menos profundo, ayudaría más a quienes, como ella, pudieran estar sintiéndose incómodos. Nunca deja pasar la oportunidad para empoderar y hacer notar a todas quienes como ella tienen un exquisito gusto por las de su mismo sexo. Aún en foros que son vistos a nivel global, ha tenido el valor de mencionar con toda franqueza que las personas como ella pueden conseguir todo lo que se propongan y, además, es cierto. Con plataformas tan importantes a nivel mundial como Disney, ha aprovechado la proyección de su imagen y ha sabido dar el mensaje correcto no sólo para que sirva de inspiración, sino también para que las mayorías se sensibilicen y aprendan a tolerar y convivir con quienes piensan y sienten diferente. Es precisamente de sentimientos de lo que está formada el alma de una persona y Hayley sabe muy bien que eso es lo que tiene que mostrar y transmitir.


Tan simple como dejarlo ser


Es una artista muy completa, lo mismo ha actuado en filmes muy populares y programas de televisión, que compone canciones y las interpreta; además, toca varios instrumentos musicales y en todas estas facetas reafirma su convicción artística y personal. Participando en un girl band que además sirvió de soporte en una gira de Justin Biener, activa y activista, está determinada a dejar su huella para esta y las siguientes generaciones.  Convencida de su compromiso con los demás se presenta siempre como una defensora de lo queer y se ha convertido a sus 28 años en un ícono gay. Quizá su ascendencia japonesa y anglosajona y el hecho de haber nacido en California hacen de Hayley la abanderada perfecta para defender el derecho de todos por vivir la vida que queremos y dejarnos ser.


Lo que todos necesitamos


Con estos subgéneros del Pop manejados de manera magistral por Haley, la inventiva en sus letras y toda la energía que imprime en sus interpretaciones, el futuro para Hayley Kiyoko es ascendente, la rapidez con la que han sido identificadas sus luchas y convicciones le ha permitido ganar admiradores y aliados en todo el mundo por lo que podemos ver un gran crecimiento en su base de seguidores en las redes sociales; de hecho, fue a través de las redes sociales que ayudó a una pareja de lesbianas a cumplir su sueño de ir juntas a la graduación de una de ellas, genial! De pequeños nobles actos está hecha la cadena interminable del amor. Se cuentan por millones en Twitter, Facebook, Instagram, YouTube y, por su puesto, VIBBIDI. Una chica que está viviendo al máximo su tiempo y sus libertades, sabe a la perfección lo que necesita y, seguramente, lo que todos necesitamos.


SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI