Head Above Water de Avril Lavigne, sentimientos encontrados

Head Above Water de Avril Lavigne, sentimientos encontrados

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: Avril Lavigne.

Antes que nada, quiero aclarar que nunca será mi intención ofender o criticar a las personas que están pasando por la terrible experiencia de padecer la enfermedad de Lyme o las secuelas de esta. Esta, es una crítica estrictamente al más reciente material discográfico que nos ha entregado Avril Lavigne en su disco “Head Above Water” y si menciono su condición de padecer las secuelas de la enfermedad antes citada, es sólo para equipararlo con su etapa creativa en estos días. Como lo dice al final del video que abre el disco, yo también hago votos para que todos nos unamos: “To find resources on Lyme Disease PREVENTION… Educate yourself on doctors and TREATMENT… Learn more about the must current scientific RESEARCH… And JOIN OUR FIGHT AGAINST LYME, Visit: www.TheAvrilLavigneFoundation.org”.

Habiendo dicho esto, pasemos al disco. Sin duda, una de mis cantantes favoritas en sus inicios, con un estilo que, no obstante, era fresco, contaba con los elementos suficientes para ser tomado en serio y no, como en muchos de los casos de las cantantes femeninas en cada etapa del pop y el rock comercial, pasar como una chica hueca y boba que sólo mostraba una cara bonita para asegurar el éxito. Siempre atenta a lo que pasaba con las de su edad, Avril Lavigne, proyectaba la problemática, los sueños y aspiraciones de su generación. Todos recordamos con cariños su primer disco en 2002, “Let Go” y los que vinieron hasta 2013, “Avril Lavigne”. Vino una entendible pausa de casi seis años y llegó el disco que hoy estamos analizando. Debo decir que en su más reciente disco, “Head Above Water”, los sentimientos que me provoca son encontrados. Si bien hay un par de temas que pueden ser rescatados desde el punto de vista musical, la producción y sus arreglos, la mayoría de los temas carece de la fuerza suficiente como para enganchar a un público exigente. Por supuesto, su base de seguidores de todos los tiempos, deben estar agradecidos y muy contentos de tenerla de nuevo, lo que en realidad celebro, porque, a fin de cuentas, un artista se debe a su público más devoto. Por el lado de las letras, encuentro momentos profundos y, al mismo tiempo, depresivos. La constante en el fondo de los temas es quizás, la terrible experiencia de su enfermedad que no la deja en paz. Desafortunadamente es un distractor para concentrarse de lleno a crear canciones como antes, pero nadie la puede culpar de eso.


Cuando se dice, pero no se expresa


Si consideramos que las canciones tienen dos elementos básicos: música y letra, aceptamos que ambos tienen que estar conectados tanto en el sentido de lo que se quiere decir mediante la letra, como en la emoción que se quiere transmitir a través del lenguaje musical. Si quisiéramos poner la letra de una canción de Black Sabatth en la melodía de alguna canción de Britney Spears, seguramente nos condenarían a la silla eléctrica. Claro que estoy exagerando y no es el caso del disco de Avril Lavigne; lo único que quiero es ejemplificar cómo es que los dos elementos van enlazados en una unión difícil de dividir y que deben mostrar coherencia entre ambos. Y eso es lo que creo que es de lo que carece el disco de Avril: una conexión orgánica entre letra y música. Es admirable la profundidad de un tema con la letra de “Warrior” pero decepcionante el arreglo musical y la interpretación a la que le falta fuerza y se convierte en un tema muy cercano al estilo de Céline Dion, lejos de lo que seguramente hubiera querido transmitir Avril Lavigne. Es acaso por el momento que está pasando, es la falta de interés por parte de sus productores para aconsejarla en momentos donde es imposible estar concentrada al cien por ciento y entregada de lleno a la creación de este disco precisamente por las secuelas de su enfermedad? Es ahí donde entra un reclamo directo a todos los involucrados en el proyecto, puesto que serían ellos los obligados a cuidar más a su artista y hacerle ver que falta conexión. Podría ser el caso de que, independientemente de los consejos, Avril se hubiera decidido por este estilo porque su ánimo esta lejos de la energía y determinación que le caracterizaba. No vamos a saber nunca qué estuvo detrás de estas decisiones y sólo quedará la idea de que es un disco incompleto o inconexo. Algo que jamás perdonaré en este disco es la inclusión de Nicki Minaj en la canción, “Dumb Blonde”, horrendo!!! No quiero decir más sobre esto porque no quiero ser ofensivo, pero quiero dejar bien claro que es el peor error de este disco. No vuelvan a mezclar el agua con el aceite por favor!!! Con algunas pinceladas de la influencia que Pat Benatar ha tenido en su carrera, el disco pasa con poca gloria.


Lo que sigue


En la carrera de un cantante siempre hay subidas y bajadas, no siempre se puede mantener un nivel debido a muchísimas circunstancias que van desde lo personal, lo profesional, las corrientes de moda y hasta el aspecto económico, por lo que nadie debe entrar en pánico después de escuchar un disco poco afortunado de su artista favorito. Debemos tener paciencia y esperar lo que sigue. En el caso de Avril Lavigne, estoy seguro de que, primeramente, pronto encontrará en la ciencia y los doctores algo que le haga recuperar del todo su salud, así como a todas las personas en el mundo que la padecen o, por lo menos, que le permita llevar una vida sin tantas secuelas para que pueda estar a tono con su siguiente disco y recupere los mejores tiempos de su etapa musical. Por lo pronto, la canadiense nacida en 1984 mantiene el amor de todos sus fans que llenarán sus conciertos y cantarán con ella cada una de las canciones que la han hecho famosa. Como pocos, cuenta con más de 21 millones de seguidores en Twiiter alrededor del mundo y muchos más en otras redes sociales, eso es muestra del cariño y la lealtad de quienes estarán con ella por siempre. El tiempo pasa volando y muy pronto estaremos disfrutando de un álbum mejor logrado de esta gran estrella.


SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI