Imagine Dragons, esos son sus Orígenes?

Imagine Dragons, esos son sus Orígenes?

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: Imagine Dragons.

Imagina que llegas a un restaurant que se ve bien, tomas asiento en un buen lugar y esperas que te muestren el menú. Lo abres con grandes expectativas, lo lees cuidadosamente, quieres saber todo lo que contiene cada platillo, hay algunos que suenan apetecibles por los ingredientes que incluyen y, finalmente, te decides por el principio, el plato fuerte y el postre. Si todo está como lo describen en el menú serás la persona más feliz ese día; pero, qué pasaría si, luego de la espera y con todas esas expectativas, además del hambre que tienes, los platillos no son lo que esperabas? Por supuesto que te darán ganas de reclamar, salir de ahí y no pagar un centavo por esa decepcionante comida. Pues eso fue lo que me pasó al decidirme por escuchar “Origins”, de Imagine Dragons. Para empezar, el arte de la portada del disco no me invitaba a escucharlo; sin embargo, la banda había hecho cosas buenas en sus discos pasados y pensé: “no puedo juzgar un libro sólo al ver su portada” y, por lo tanto, procedí a ponerme los headphones y darles toda la atención que merecen. Todo comenzó con “Natural” y mis expectativas aumentaron, ya que la canción es buena, es parte de lo que la banda ha hecho bien durante toda su existencia y me preparé para disfrutar de un buen disco de rock. El video me cautivo y rápido olvidé la mala impresión que me causó la portada del disco. Pero, desafortunadamente, la canción terminó y abrió el camino al desastre. Vino “Boomerang” y fue como si hubiera caído al abismo del Pop más ligero e intrascendente que se haya escrito hasta hoy. Dónde está la testosterona? Yo esperaba subir y subir conforme las canciones del disco fueran avanzando pero apenas en la segunda canción mi decepción fue total. Fui paciente y la escuché completa, “es sólo un bache, pensé”, pero estaba equivocado, la tragedia que venía después me llenó de tristeza.


Encontrar un motivo para quedarte


Lo que viene es fuerte: después de la segunda canción comencé a tener mis dudas sobre la calidad del disco y con un poco de temor deje que la tercera, “Machine” empezara a sonar. Sinceramente estaba esperando encontrar un motivo para escucharla completa y lo único que encontré fue el video que se hizo para la canción. La verdad es que no es malo tomando en cuenta toda la tecnología que se utilizó para su realización y la historia dentro del mismo es llamativa, muy moderna, pero la canción básicamente es un marco para el video y no el centro de atención. La confusión se apoderó de mi en la siguiente canción, “Cool Out”, donde el sonido de los keyboards me remontó a un pasado no muy glorioso de la década de los ochentas, con todos esos efectos viejos y muy característicos de la New Wave europeo, nórdico y británico que muchos de los que lo hicieron seguramente prefieren no recordarlo. Cuatro canciones habían pasado y nada estaba definido, de qué es este disco, cómo escogieron los temas, las letras tienen que ver con situaciones muy forzadas en lo que lo único que se pretende es como estar a la moda con ciertas problemáticas actuales, vistiéndolas de ritmos y arreglos muy disímbolos entre canción y canción. Parece que cada canción está escrita por una persona distinta y con muy diferentes gustos y backgrounds. Me pareció terrible que sea el video el que me enganchara para quedarme en lugar del producto principal: la canción. Da la impresión de que los integrantes de “Imagine Dragons” están pasando por un momento de enamoramiento y eso está muy bien por ellos, pero su música está sufriendo por la falta de energía y testosterona. El mismo caso para la canción anterior, aplica para “Bad Liar”, donde el video te cautiva por la hermosura de la actriz y esos formidables paso de ballet que embellecen el video, la canción no está para tirarse a la basura, pero el tema que abordan ha sido tocado por muchos otros artistas y con mejores resultados. Es mediocre y no despierta emociones, es depresiva pero no entristece, en una palabra: artificial. Me quedo con los exquisitos pasos de danza clásica de la brillante bailarina, si no fuera por ella la no hubiera terminado la canción.


El dedo más rápido del Oeste


A partir de que terminé de ver el video de “Bad Liar”, porque en realidad eso era lo que estaba haciendo: viendo, más no escuchando, el dedo índice de mi mano derecha se convirtió en el dedo más rápido del Oeste porque comencé a saltar las canciones tan rápido como pude. Una mezcla sin sentido de estilos y géneros, con una musicalización pobre y una decepcionante falta de cariño a la hora de imprimirle calidad a los sonidos en el estudio de grabación. Guitarras sin profundidad, efectos de sonido en la batería de las épocas de “Yes” (no digo que fueran malas, pero son viejas!), ElectrPop, ElectroPunk, SynthPop, country, rock, pop… qué es todo esto??? Mi dedo seguía sin parar saltando canciones con letras cursis y sin conexión. Debo confesar que todo esto me parece muy raro, da la impresión de que esto fue un disco por compromiso o que algo está pasando con el estilo creativo para hacer canciones de esta banda. No podía creer lo que estaba viendo y escuchando cuando llegué a la canción “Zero”, tema de la película "Ralph Breaks The Internet", estaba a punto de renunciar pero preferí saltarla y tratar de rescatar algo del disco, pero fue inútil. Llegué al último track, “Love” y pensé en los fans de esta banda, estarán sintiendo lo mismo que yo? Espero que sí y que se lo hagan saber a sus héroes de “Imagine Dragons” para que retomen el camino. Es contradictorio que hayan titulado este disco como “Origins” porque no parece haber mucha coherencia. Entiendo que puedes tener muchas influencias que no tengan nada que ver entre sí, sin embargo, todo eso nutre un estilo propio y consistente, el error es pretender componer cada canción cargada de una influencia y pasar a la siguiente canción compuesta con una influencia totalmente distinta a la anterior. Para eso son los álbumes temáticos, podrían hacer una obra completa de un estilo y otro álbum abordando un estilo diferente. No sé, me quedé muy confundido con este disco. No me gustó.


SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI