Linkin Park y su álbum “One More Light”, es solo otros más

Linkin Park y su álbum “One More Light”, es solo otros más

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: Linkin Park

Esperaron 3 años para lanzar un disco. Fue el periodo de 2014 a 2017, supongo que muchos lo esperaban con ansias, yo fui uno de ellos debido a que en los discos anteriores Linkin Park había llenado todas mis expectativas, o casi todas; sin embargo, en “One More Light” se quedaron cortos. No digo que sea un mal disco, pero creo que tampoco será recordado como el mejor. Es difícil para mi decirlo porque en realidad le tengo cariño a la banda californiana desde sus orígenes en el año 2000 cuando lanzaron su primer álbum, “Hybrid Theory”. Básicamente es un disco que si bien no pierde el estilo y el espíritu de Linkin Park, intenta cosas como colaboraciones con otros artistas que le hacen perder un poco su identidad. Las letras son quizá lo más rescatable puesto que siguen mostrando mucho tino para tocar temas sensibles para muchos. Es quizás en la parte musical en donde más quedan a deber y no porque sean malos con sus instrumentos o con su técnica para componer, sino por los estilos que abordan. Ciertos temas suenan más al estilo de un Boy Band que al rock que interpretaban en años pasados. No niego que siguen teniendo una gran preferencia en el público a nivel mundial, para muestra, las listas de popularidad en Estados Unidos y otros países colocaron este disco en los primeros lugares, haciendo indiscutible el éxito comercial de “One More Light”, aunque como músico y en mi muy particular punto de vista, creo que la banda podría haber dado mucho más. El uso excesivo de sintetizadores y la suavidad de muchas de las canciones llegando a sonar a balada pop, los aleja demasiado de sus orígenes. Hay cosas que rescatar? Por supuesto y no hay que negar la calidad con la que han sido grabados los tracks; sin embargo, deja cosas que ojalá puedan recuperar en los discos que estén por venir. El rumbo que escogieron para este disco fue seguro, arriesgando poco y asegurando las ventas necesarias para sobrevivir y continuar creando canciones y llenando estadios, pero hasta ahí nada más.


Salvando el disco


“Talking to Myself” es quizá una de las dos canciones que salva el disco. Creo que es en esta canción en la que más conservan su estilo para componer y ponen la debida atención para ofrecer a su público lo que están esperado de ellos. Escrita y ejecutada con la energía que conocemos de ellos y proyectando en el video oficial todo lo que les transmiten a sus fans en los conciertos. Más de uno de sus fans debió haberse visto a sí mismo en las imágenes de los estadios llenos de gente y seguramente estará feliz de inmortalizar su imagen en el video de sus ídolos para siempre. De hecho, el video es otro elemento más que rescata el trabajo realizado por los de la banda, puesto que cada vez que un artista o artistas se preocupan por dejar constancia de toda la gente que asiste a sus presentaciones y de alguna manera les da el crédito por ser parte del éxito, los lazos con las personas son aún más fuertes y provoca que el apoyo hacia ellos sea mayor. No cabe duda de que saben hacer las cosas para mantener el amor que la gente le tiene a la banda, aunque sería importante que fueran conscientes de que eso se puede terminar si continúan entregando material que se aleje de lo que la gente espera.  Todos sabemos que la vida de una banda tan famosa conlleva problemas inherentes al trabajo duro y a los compromisos, además de las dificultades propias de la convivencia entre los miembros de la banda y todos los que le rodean, por lo que es ahora más que nunca cuando deben concentrarse y recordar todo aquello que los llevó a la cima para poder seguir dándole a la gente todas esas letras profundas y esa música que llena de valor y energía. Desafortunadamente no puedo hablar de la forma en que lo hice de “Talking to Myself” para todos los temas, al terminar de escuchar el disco sinceramente hay algunas canciones que ya olvidé. Pero así es esto de la música y los gustos. Muy probablemente si tu estás leyendo esto y a te encantó el disco, no estarás de acuerdo en lo que he escrito hasta ahora y pues no hay manera de darle gusto a todos.


Dos caras de la misma moneda


Probablemente una de las canciones que mejor ejemplifican mi sensación sobre los vacíos de este disco es “Heavy”, que contó con la colaboración de Kiiara, El tema es difícil de abordar para cualquier compositor y la manera en que lo hace Linkin Park en cuanto a la letra es admirable y profundo, pero mi problema es con los arreglos y el tratamiento musical que le dieron a la canción. No sé si fue para hacerla más adecuada al estilo de Kiiara o qué fue lo que pasó; pero, como el título de la canción lo dice, yo esperaba algo más pesado. El tema tiene todo para desgarrarte el alma y concientizarte sobre los problemas por los que muchos están pasando o han pasado, pero para mí, el arreglo musical no me lleva a ese nivel de conciencia y se pierde en acordes muy inofensivos y con poca personalidad. En la otra cara de la moneda está la canción “Sharp Edges”, esta es otra de las canciones que rescata el disco y la buena reputación de la banda. Una canción sincera e interpretada con mucho sentimiento, con un inicio donde prácticamente la voz y la guitarra son una sola cosa y va creciendo conforme se desarrolla el tema para integrar los instrumentos correctos y un ritmo que te lleva hasta el final sin que te des cuenta de ello. La letra es una joya que nos regresa a muchos a pensar en los tiempos de la adolescencia y a reflexionar sobre las cosas que debimos haber tomado en cuenta pero no lo hicimos y ahora sufrimos las consecuencias. Definitivamente “Talking to Myself” y “Sharp Edges” son las canciones que para mí salvan el disco y nos hacen mantener la fe en Linkin Park.


SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI