Meet The Beatles! El inicio de mi vida

Meet The Beatles! El inicio de mi vida

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: The Beatles

Todos festejamos el día en que llegamos a este mundo, en realidad, es algo que nadie recuerda, puesto que por alguna razón nuestra memoria no llega hasta allá. Reímos? Lloramos? Nos asustamos? O simplemente dormíamos? La verdad es que sólo sabemos lo que nos cuentan nuestros padres sobre ese momento en que nacemos y seguramente es una versión distorsionada por el tiempo y el cariño que te tienen. Para mí, el día en que realmente nacemos es aquel en el que, en primer lugar, tenemos plena conciencia de nuestra existencia y, segundo, cuando ocurre algo en nuestras vidas que nos marca para siempre. Ese es el día exacto en el que formamos parte de toda esta locura llamada planeta tierra. De pronto nos encontramos a una muy temprana edad con algo que nos maravilla, nos rompe el corazón, nos enamora, nos asusta o nos llena de curiosidad, ese es el evento que se colgará de nuestra alma para siempre. El punto en el que ya no nos parece tan interesante correr detrás de una pelota y preferimos hacer otra cosa, algo que nos llene más esa curiosidad que se empieza a despertar. Existen también experiencias muy tristes en muchos seres humanos que los despiertan a la vida de una forma trágica; sin embargo, creo que la mayoría de nosotros conservamos los momentos bellos y felices aunque sean simples, y a eso es a lo que le damos importancia. Durante toda mi vida he tratado de confirmar cuál fue ese momento en mi vida que me convirtió, formalmente, en esta cosa que soy ahora y siempre llego a la misma conclusión. Por más que quiera recordar momentos o situaciones distintas que pudieran haberme tocado como para ser consciente de lo que era y quería ser, todas las veces que hago el ejercicio llego al mismo punto. Y de eso se trata entonces para mí sin lugar a dudas: lo que marcó mi vida para siempre y me embarcó en esta hermosa afición y por muchos años, profesión, es lo que conocemos como música. Tenía 8 años de edad y gracias a un amigo de la escuela escuché algo que me aseguraba era lo mejor que podría escuchar en toda mi vida. El asunto se puso serio para mí porque no se trataba de la gran cantidad de canciones que escuché esa tarde, se trató exclusivamente de la primera canción que escuché. Creo que eso fue parte del azar, a menos que mi amigo (de 8 años también) tuviera un plan maestro para convertirme en el más grande fanático de esa banda, pero no lo creo. De la nada se escuchó el conteo: “One, Two, Three, Four!” de Paul McCartney y mi vida inició en ese instante.


Esto es lo que quiero


Ese día debería ser celebrado como mi cumpleaños. De pronto toda mi cuerpo comenzó a sentir la fuerza con la que golpea esa canción. Más que referirme a la letra, me refiero a la impresionante fuente de energía que transmite su música y la forma en que la interpretan los “Fab Four”. El arreglo del bajo te pega directo en el pecho y el sonido chillante de la guitarra Rickenbacker te obliga a poner atención. Lástima que la mezcla original y el estilo de ese entonces al tocar la batería, no fuera lo suficientemente determinada como lo es ahora, si se le hubiera puesto énfasis al sonido de los tambores, eso hubiera sido el fin del mundo para mí. Y es que para un niño de 8 años acostumbrado a escuchar música infantil o música regional en su pueblo, esto fue un impacto que marcó mi vida para siempre. Electrizante y decisorio para lo que quería hacer con mi vida. Había una guitarra acústica en mi casa que era de mi hermano y dije: “esto es lo que quiero”. Aprender los primeros acordes no me resultó tan difícil, afinar la guitarra tampoco. Así que todo fue fluyendo para que el sentido de mi vida fuera en esa dirección y querer un día tocar frente a un público del tamaño que fuera las canciones de mis héroes. Y así fue, antes de cumplir 16 yo ya había sido invitado por algunos músicos del barrio para tocar una buena selección de la música de The Beatles que comprendía los años de 1963 a 1966 y los chicos que nos escuchaban eran felices. Otro de los temas que representaba un orgullo para mi interpretar es “I Want to Hold Your Hand”.


Estos cuatro de Liverpool


Música de los sesentas que sentó las bases para lo que hoy todos escuchamos y que también abrió las puertas a artistas extraordinarios. También mostró el camino desde el punto de vista mercadológico para que la industria musical creciera a un tamaño inconmensurable. Cuántas veces no hemos visto la misma fórmula repetida hasta el infinito en grupos y boy bands en todos los países, incluidos aquellos que no comparten una cultura similar a la europea o americana. Inclusive, la imagen de los más famosos integrantes de las boy bands del popular K-Pop hoy en día, están basadas en el diseño de imagen de John, Paul, George y Ringo. No me refiero a la imagen visual, sino a esas historias creadas alrededor de su persona, para dar la impresión de que uno de ellos es rebelde, el otro romántico, uno con personalidad mística y el otro muy divertido. Se repite una y otra vez y la verdad es que a los fans les encanta aunque en la mayoría de los casos no sea totalmente cierto. De hecho y por posteriores historias que se han publicado acerca de ello, los miembros de The Beatles no eran muy cercanos a la personalidad que se les fabricó. Pero lo importante es el peso que tienen estos cuatro de Liverpool no sólo en la industria de la música dejando canciones memorables, sino por el significado que le dieron a la vida de millones de personas en el mundo, entre ellos, yo. La historia creada en relativamente pocos discos de la banda, dan para muchas Narrativas que espero poder escribir en posteriores entregas. Me interesa mucho compartir con quien quiera leer esto, parte de lo que me formó como músico, pero sobre todo, como persona.


SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI