Taylor Swift, elevando su Reputación de American Queen

Taylor Swift, elevando su Reputación de American Queen

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: Taylor Swift.

Qué puede hacer una estrella que todo lo que toca lo convierte en un éxito mundial que llega a los rincones de la tierra que nunca hubiéramos imaginado que existían? Un estrella con más de 83 millones de seguidores en Twitter, más de 68 millones en Facebook, más de 33 millones de suscriptores en YouTube y más de 117 millones en Instagram. Pues sólo se me ocurre una cosa: reafirmar su lugar como la Reina Americana en la que se ha convertido o, quizá debería decir, la Reina del Mundo. Con un racimo de éxitos detrás de ella que han significado la envidia de muchos artistas que no han podido llegar a esas alturas y con la enorme responsabilidad de satisfacer a todos esos admiradores que acabo de enumerar (más los que en silencio la aman y tienen todos sus discos, pero no se atreven a decirlo), Taylor Swift eleva su reputación con su disco, “Reputation”. Cuidando hasta el último detalle tanto en la música como en los videos que adornan una gran cantidad de los temas e incluyendo respuestas a muchos de sus detractores, el salto a la confirmación de que tenemos Taylor Swift para mucho tiempo, es gigante y deja un largo camino de distancia para quien quiera alcanzarla. Se antoja imposible que después de esto alguien la quite del trono. Desde la portada se nota el tono de la postura de la cantante, con esas imágenes que aparentan ser notas de los periódicos y su cara retadora, quiere poner en claro a quienes pensaban que no podría hacer nada más, que ella no sólo es capaz de eso y más, sino también de que es alguien tan importante para muchos, que es lo suficientemente grande como para llamar la atención cada vez que se lo propone. Un disco que también invita a ese sentimiento aspiracional que es muy necesario para muchos que requieren de una inspiración, un modelo a seguir, algo que le de sentido a sus vidas para seguir luchando por ser alguien en este mundo. Un disco inteligente en la selección de temas y de artistas invitados (sin abusar tanto de ese recurso como muchos otros). Un disco que, además, tiene la virtud de tomarse en serio la razón primaria del negocio de la música: entretener. Un disco que cumple con los más altos estándares de calidad en la grabación de las canciones y en la producción de todos y cada uno de los videos. Estamos ante un disco tan versátil que puede escucharse en cualquier momento, disfrutarlo en la intimidad o en cualquier fiesta de fin de semana. Y sobre todo, tenemos un disco que dice cosas, porque hoy en día, es difícil encontrar canciones que se atrevan a decir cosas en este género musical. Si alguien no encuentra interesante el contenido de este disco, es porque no lo quiere escuchar.


La cima se alcanza sola 


Las canciones incluyen de principio a fin muchas pistas de lo que seguramente la cantante ha tenido que soportar, desde el acoso de enfermos que a toda costa quieren acercarse a ella para quizá lastimarla, hasta el acoso de disqueras, empresarios y competidores que ven en ella ya sea, la fábrica de hacer dinero o bien, la rival a la que se quiere destruir. Estar en la cima no es fácil, porque generalmente se está sólo. Es como una carrera, sólo uno puede ganar y será sólo ella quien llegue a la meta, no tendrá compañía y el éxito y el dolor de haber conseguido el triunfo sólo a ella le toca disfrutarlo y sufrirlo. Pero la madurez y los pies en la tierra siempre sirven para superar todos esos momentos. Taylor Swift lo demuestra ampliamente con la virtud que tiene para escribir y además para armar sus videos con la increíble capacidad que tiene para demostrarnos que también puede reír y divertirse; pero sobre todo, la sana práctica que todos deberíamos tener de poder reírnos de nosotros mismos. El disco no es hipócrita, por el contrario, la artista es tan sincera con ella mismo y con su público, que podemos verla igual en momentos cómicos, como en situaciones serias. Cuando llega, “Don’t Blame Me”, las cosas se ponen oscuras para ofrecernos un balance en la selección de los temas, además, nos demuestra que parte de sus influencias vienen de la música de la década de los ochentas y noventas, la musicalización del tema no puede mentir. Posteriormente, llega la Taylor Swift que todos conocemos y adoramos con “Delicate”. Varios de los elementos que más me gustan de esta canción y su video, es la forma en la que la cantante es autocrítica, se ríe de sí misma y, al mismo tiempo, expresa un enorme deseo por ser invisible, por tener un momento como el que el resto de los humanos podemos disfrutar diariamente. Es lo que les decía del dolor que también representa el éxito. El desgaste físico que utilizó para realizar el video es también muestra del enorme esfuerzo que se tiene que hacer para lograr lo que se quiere. La artista desahoga todo lo que lleva por dentro y, al final, termina cansada, pero satisfecha.


La evolución de los éxitos


Inmediatamente después de “Delicate” el disco sube en intensidad para llegar a “Look What You Made Me Do”, canción que le da todo el significado al disco entero. Para mí, esta canción es la evolución natural de las composiciones de una artista que viene del éxito masivo que representó “Shake It Off” y todas las alabanzas y críticas negativas que trajo consigo. Ahí responde muchas de las cosas sobre las que ha sido cuestionada durante toda su carrera, ahí deja claro que no se detendrá y que es capaz de rebasar a cualquiera que le quiera quitar su lugar con trabajo duro, calidad y mucho amor hacia su público y por todo lo que hace. De ninguna manera abandona la fórmula pegajosa que le dio el éxito en “Shake It Off” y no tendría por qué hacerlo; sin embargo, esta canción es acompañada de sonidos más profundos y lejana de la imagen inocente e infantil que le caracterizaba. Al final del disco, “New Year’s Day”, deja la mejor razón para regresar al disco cada vez que queramos. Sincera y con arreglos sencillos pero muy cercanos al corazón, en ocasiones, con un piano que parece ser tocado de forma errática de manera intencional, para que podamos sentir que todo ahí está vivo y que es una artista de carne y hueso la que nos ha entregado esta selección que le asegura una larga vida como la única capaz de alcanzar la cima.



SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI