Inner Monologue, mientras más personal, más universal

Inner Monologue, mientras más personal, más universal

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: Julia Michaels



Cuando se tienen muchas ganas por triunfar en el negocio de la música popular, muchos artistas a lo largo del tiempo intentan ser quienes no son o ingresar a un género al que no pertenecen, ya sea por raíces culturales o hasta por estrato social. Creen poder escribir canciones que lleguen al segmento del mercado al que están orientados ya sea por su estilo, o porque algún manager creyó que ahí encajaría bien y se lanzan a la aventura de inventar cosas, frases y situaciones irreales en todas sus letras, pretendiendo que eso llegará al corazón del público que lo escucha. Patético. Llegas a escuchar historias inverosímiles porque son artificiales y huecas. Pocas veces pasa algo con esos que se creen genios del engaño y si acaso tienen un éxito esporádico, no dura mucho. Eso es a lo que llamamos “fórmulas”, una especie de recetas de cocina aplicado al arte y nunca, nunca, será algo bueno lo que salga de ahí. Sin importar el género musical, cuando el artista compone desde su corazón y basado en sus propias experiencias, el primer aspecto que el público puede percibir en sus canciones será la honestidad y eso ya es un triunfo. Si las letras conectan con el público y las melodías son lo suficientemente inteligentes como para seguirlas con facilidad, la canción no tardará en convertirse en un hit y el artista pasará a ser uno de sus favoritos. Además, si la canción cuenta con esa magia de reflejar algo que ha muchos les pasa más allá de las fronteras de su país, se convertirá en universal. La universalidad del arte traspasa fronteras porque le habla directamente a un público que vive y experimenta lo mismo que el autor en determinados momentos de su vida y se ve reflejado en la angustia, la tristeza, la felicidad, el amor, la aspiración social o cualquier cosa situación de la vida que haya sido tocada por el compositor y que toque las fibras del alma de quien lo escucha. Hay un caso muy común que ejemplifica lo que es ser universal y lo que es ser muy local: la comicidad. Un ejemplo no musical: por razones culturales y de lenguaje, son pocos los cómicos en el mundo que han llegado a conquistar el corazón del público en todos lados y en muchos países totalmente distintos a los que ellos pertenecen. Esto es debido a que existen muchas cosas que en un lado son hilarantes y en otros simplemente no tienen sentido. A lo largo de mi vida, he escuchado que la comicidad mexicana es la mejor del mundo, quién lo dice? los mexicanos. En realidad, la comicidad común de los mexicanos sólo les hace sentido a los mexicanos, si cuentas un chiste mexicano en otra parte del mundo, la gente se quedará con cara de what!? Porque no hacen sentido la mayor cantidad de cosas que para los mexicanos son graciosas. Y viceversa. He escuchado decir a muchos mexicanos que el sentido del humor de los norteamericanos no es bueno, por qué? Sencillo: porque no lo entienden, es muy difícil si no vives en esa cultura entender qué es cómico y qué no lo es. Por eso sólo unos pocos como Charles Chaplin o Mr. Bean han podido traspasar fronteras con su comicidad, porque han sido genios que han podido llevar su arte al terreno de la universalidad, donde todos entienden, todos ríen con situaciones muy comunes para todos y todos son felices. Pues bueno, ese es el caso de Inner Monologue, Pt. 1, de Julia Michaels. Una colección de canciones honestas y universales


Con la ansiedad de escuchar más


El monólogo interno de Julia Michaels se convierte inmediatamente en un diálogo universal con la gente de su edad en todo el mundo. No creo que haya una sola chica en el mundo que no se identifique con lo que la cantante ha escrito para este EP. Resulta refrescante la forma en la que Julia Michaels aborda los temas que en estos momentos muchas chicas están pasando en sus vidas y los afronta de una manera inteligente y tratando siempre de salir lo menos herida posible de los problemas. Procurando casi en todo momento de sacar fortaleza en todas las situaciones sin perder ese sutil dulzura e inocencia que caracteriza a las de su edad. Hablando de Inner Monologue, Pt. 1 en su conjunto, creo que un gran acierto es que no cayeron en la tentación de crear muchas canciones y se quedaron con las que eran necesarias. Sólo lo que hace sentido para crear la obra de un artista es lo que debe quedarse y no pecar de ambición, llenando de cosas inútiles los discos que al final terminan por aburrir. Inner Monologue, Pt. 1 te mantiene atento todo el tiempo y terminas satisfecho de escuchar canciones llenas de honestidad y sentimiento. Es un disco que te ayuda a entender muchas de las cuestiones que se alojan en la mente de una chica y que en ocasiones son incomprensibles.


Tan profundo como se quiera llegar


Me es muy difícil escoger una canción de Inner Monologue, Pt. 1 como la favorita por sobre todas las otras; sin embargo, si me forzaran a hacerlo sería “Deep”. Me identifiqué mucho con el estilo musical, los arreglos, la instrumentación y la interpretación de Julia Michaels. Pero, para ser honesto, me encantaron todas las canciones. Las colaboraciones de Selena Gomez y Niall Horan son las más adecuadas para adornar esta colección de seis temas y provocan un mayor lucimiento de Julia Michaels. En ningún momento los arreglos se quedan cortos o la interpretación es improvisada, creo que se cuidaron todos los detalles y se conservó el espíritu con el que las canciones fueron escritas. Lo mejor de todo, es el hecho de que los temas fueron creados por la voz interior de la artista que pasa por momentos específicos en su vida personal y profesional y, por esa misma razón, las canciones se convirtieron en un diálogo directo con muchas chicas en el mundo que comparten vida y experiencia con su autora. En pocas palabras, se universalizaron por ser honestas. Al final, esa debe ser la lección para todos los compositores: no recurrir a recetas de cocina y hablarle honestamente a su público.

SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI