Siempre habrá belleza detrás de la locura


Siempre habrá belleza detrás de la locura

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: The Weeknd


Salvador Dalí, Vincent van Gogh, Wolfgang Amadeus Mozart, Prince y muchos, muchos más en la historia del arte han tenido un cierto grado de locura. Bueno, lo que la sociedad entiende como locura, porque no están preparados para entender cómo es que se generan tantas hermosas obras de arte. Son capaces de maravillarse y admirar todo lo creado por esos grandes artistas, pero no pueden entender por qué esos hombres y mujeres tocados por algo divino se comportan distinto a lo establecido por las ataduras de la sociedad. Sin embargo, para muchos artistas ese es el estado del alma en el que se encuentra la creatividad, la inspiración, la belleza, la conciencia elevada y eso que muchos conocen como realidad aumentada que hoy está tan de moda en trabajos fílmicos y que nos ofrecen una perspectiva diferente de lo que hacemos todos los días y que no somos conscientes de todo lo que se esconde detrás de esos actos. Por qué menciono a la realidad aumentada en esto? Porque creo que en la mente de muchos artistas esto ya existía desde tiempos inmemoriales, pero sólo hasta hoy y con la ayuda de todos los asombrosos avances tecnológicos, algunos directores y creativos han sido capaces de mostrarlo en video y sonido, lo que resulta impactante, por eso lo agrego entre todos los sentidos alterados que tienen los músicos, pintores, poetas, bailarines, escritores, directores, inclusive algunos científicos y todos los que involucran las expresiones artísticas en su trabajo y vida cotidiana. Arte, es la palabra que encierra todo lo anterior, tener ese don es lo que genera esa supuesta locura de algunos ante los ojos de una sociedad que, si bien aprecia lo que hacen, no comprende y en ocasiones se vuelve contra ellos. Locura que en ocasiones ha sido motivo de burla y desprecio, de persecución y violencia, de incomprensión e intolerancia. Pero de una cosa estoy seguro: el mundo sería mucho mejor si todos estuviéramos un poco locos como todos esos que nos han entregado obras maestras que permanecerán para la eternidad, a menos que esos que dicen no estar locos las destruyan con su ignorancia. Es una necesidad primaria del artista hacer entender a quienes lo ven y escuchan que detrás de todo eso que parece raro o diferente habita una visión mágica de las cosas y una imaginación que en ocasiones los lleva a adelantarse al tiempo que están viviendo. Pero, sobre todo, el artista se esfuerza por llevar a las personas una fotografía del momento por el que están pasando las personas de su tiempo para crear conciencia, para apuntar lo que a sus ojos es algo incorrecto, para ayudar a ser felices, para compartir tristezas, angustias, para hacer más bella la vida, para enseñar a expresarse a los que siente curiosidad o sospechan que también ellos habitan ese loco, pero no saben como dejarlo salir. Si a todo eso le llamamos locura, bienvenido sea Beauty Behind the Madness, de The Weeknd.


De la vida real a la locura


Estoy seguro de que puedo ubicar a Beauty Behind the Madness, junto con su autor, The Weeknd, entre esas obras y artistas que sacuden conciencias y mueven de su área de confort a los ortodoxos. Musicalmente nos entrega novedades en cuanto a lo tecnológico y ciertas modificaciones al género R&B, convirtiéndolo en algo un poco más agresivo de lo que estoy acostumbrado, aunque también puedo escuchar a Michael Jackson y Prince entre muchas otras influencias como es lógico; sin embargo, lo más atractivo del álbum es lo disruptivo de sus letras, la crueldad con la que dibuja la realidad de muchos, la soledad de la que son víctimas muchos en todo el mundo, la angustia por vivir al máximo porque sabes que esto puede acabarse pronto y sin previo aviso, la búsqueda del amor sin saber exactamente qué es eso y cómo se puede vivir enamorado y al mismo tiempo sin compromisos, la terrible realidad de estar expuesto a un mundo sin piedad ni misericordia y saber que llegará el momento en el que tengas que hacerle frente con tus propias armas y entender que puedes salir derrotado. Y mientras tanto, The Weeknd ofrece una válvula de escape para todos ellos: su música y su visión de las cosas. En ocasiones a la defensiva y en otros momentos dócil y sumiso ante el amor, ese que vence, ese que levanta, ese que por instantes nos hace sentir que estamos vivos y vale la pena seguir estando vivos. Pero también, ese amor que no es recíproco, que engaña, que traiciona y que se va, dejándonos aún más heridos y que nos obliga a llegar al principio del loop donde nos encontramos para volver a empezar. Muchos de los que se mueven al ritmo de la música de Beauty Behind the Madness deben verse reflejados en esos paisajes urbanos llenos de violencia y vacíos de consideración y lo único que encuentran es el bálsamo que ese artista, lleno de locura, les entrega con infinita belleza.


Cuando comencé a pensar que era verdad


Debo decir que, al principio de las redes sociales, específicamente, YouTube, y el uso masivo que se le empezó a dar por parte de millones en el mundo, pensé que todo sería una moda pasajera y que las expresiones artísticas serias no se acercarían y no la tomarían en cuenta como una alternativa para llegar directamente, sin filtros y sin censura a sus audiencias. Por supuesto que estaba muy equivocado; sin embargo, lo que también es cierto es que no fue sino hasta que los outsiders de la música comenzaron a presentar sus trabajos en esas plataformas y demostrar que eran tanto o más competitivos que quienes ya tenían una trayectoria en la escena musical y contaban con contratos por parte de las disqueras, hasta que la industria comenzó a considerar la posibilidad en el uso de esas plataformas para publicitar a sus artistas. Yo desperté a esa realidad gracias al fenómeno The Weeknd. Todo el éxito que obtuvo de forma independiente y la lealtad de sus más grandes admiradores forzó a la industria no sólo a tomar en serio todo lo que ahí se presentaba, sino también a rendirse ante artistas como The Weeknd. Sin duda, este es un triunfo de la sociedad y los valientes usuarios que en la mayoría de las ocasiones hacen las cosas y las comparten sólo por amor al arte. Y, también, gracias a la locura de artistas que presentan su arte sin conflictos comerciales o censura de algún tipo para que surjan manifestaciones de belleza, dura y directa, pero belleza al fin, como la de este álbum.

SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI