The Fame Monster que todos queremos ver

The Fame Monster que todos queremos ver

ESCRITO POR: JORGE DIAZ


Puedo escuchar este álbum 20 millones de veces en un periodo de tiempo corto y no me cansaré de decir que, en efecto, Lady Gaga se transforma en un monstruo. Un monstruo que crea música para todos los sentidos y todas las formas de ser y de pensar. Un monstruo que devora las listas de popularidad de todo el mundo con muchas de las canciones incluidas en este disco de larga duración y que conquista a los más exigentes consumidores de música popular. No hay quien no quede cautivado con el sonido, los arreglos, la fuerza y el ritmo de los temas que consolidan a Lady Gaga como un referente obligado y como la persona que nos hace entender la razón de existir y los significados de mundos que, hasta hace poco, habían permanecido ocultos a la vista de la mayoría. Nos permite comprender el por qué de las actitudes y formas de pensar y nos hace aceptarlos como algo normal y parte de nuestra diversidad. Nos permite contemplar la belleza en todo aquello en lo que antes sólo percibíamos cosas raras. Nos abre la mente, nos mueve los pies, nos indica el camino que, a partir de este álbum, tomaría la música popular. Eleva la medida con la cual los amantes de la música valoraremos los trabajos de otros artistas que pretenden estar a la vanguardia. Pone límites a la intolerancia y construye puentes que unen a todos mientras transcurre el ritmo de todos los temas. Su imagen nos reta a aceptar lo diferente y nos enseña a no poner más etiquetas en las personas, sólo amarlas como son, sin cuestionar su forma de pensar o la forma en que se ven. Su mirada determinada y amenazante nos domina y nos marca el paso con el beat de las canciones para dirigirnos a esos lugares en los que jamás habíamos estado y descubrir tantas cosas que ignorábamos. The Fame Monster es un antes y un después, desafía a las grandes estrellas de décadas pasadas y pone las condiciones para los aspirantes a estrellas del futuro. Obliga a que los que pretenden abrirse paso en la escena musical se superen y hagan hasta lo imposible por llamar la atención de un público que, al descubrir a Lady Gaga, probablemente ya lo han visto todo. No es sencillo superar esto para nadie. Todo lo que gira en torno a su música e imagen ha sido la mezcla perfecta de marketing, estudios de mercado y la inspiración y creatividad que habita en la mente y en el corazón de una artista completa y decidida a conquistar el mundo. Como pasa con todos los artistas, Lady Gaga ha tenido altas y bajas en su carrera, ya sea por el cansancio natural de las personas, el agotamiento de las ideas, los compromisos comerciales, las giras, asuntos personales y muchos imponderables en la vida de cualquiera; sin embargo, The Fame Monster, debe ser, en mi opinión, la línea que a lo largo de su vida artística debe marcarle el rumbo. Debe ser la brújula que guie en todo momento a esta artista en todos los proyectos artísticos que se propone a realizar, para que recuerde lo que le ha permitido ganar la idolatría de públicos masivos y variados.


Algo más que sólo bailar


En una Narrativa anterior, critiqué enormemente la decisión de Lady Gaga de participar en la película A Star Is Born, porque siento que perdió toda su esencia como cantante, compositora y como el gran personaje que ella construyó de sí misma. Quizá, la necesidad de sacudirse un poco esa imagen la llevó a tomar esa decisión; sin embargo, y al recordar The Fame Monster, es importante para todos sus fans (entre los que me incluyo) que regrese por este camino y que no permita que las malas influencias le hagan cambiar algo que se ha convertido en el significado de la vida de muchos. Al escuchar “Bad Romance” o “Just Dance”, te das cuenta de la importancia que esta artista representa para muchos y confirmas que la música popular no es solamente un buen pretexto para bailar; por el contrario, es la forma más sencilla para llegar al corazón y la conciencia de muchos sin complicaciones. Es la forma en la que generaciones han podido refugiarse de una vida solitaria y sin atenciones. La música popular representa, en muchas ocasiones, la medicina para el alma que todos necesitamos y Lady Gaga es ese doctor dulce y monstruoso que nos receta la cura para todos nuestros males. Lo mismo recibes una dosis de potencia que la dulzura más característica del pop. Su voz posee esa virtud de poder encajar en distintos estilos, su conocimiento para tocar varios instrumentos y su sensibilidad como compositora, le permiten saber qué quiere y hacia dónde nos quiere llevar. The Fame Monster es todo eso y más para cada alma que ha sido tocada por esta gran obra. No me cansaré de decirlo, en este nuevo siglo e inicio de milenio, el mundo tiene en Lady Gaga, muy probablemente a la compositora que domine la escena por décadas. Sólo espero que nunca olvide este álbum y sea consciente que este es su camino.


Millones de caras


Casi 80 millones de seguidores en Twitter, más de 36 millones de seguidores en Instagram y más de 13 millones en YouTube no pueden estar equivocados. La influencia e importancia de esta artista son para tomarse en cuenta y estar siempre pendientes de todo lo que hace. Sus recientes apariciones en público demuestran que la artista goza de la misma chispa brillante que la ha llevado a la cima, por lo que, sin duda alguna, su esencia y creatividad están intactas y seguirá sorprendiéndonos con lo que ella mejor sabe hacer: representar a millones en el mundo con su voz y pensamiento. Con una gran cantidad de fechas este año y el próximo, la artista estará presentando 2 shows en Las Vegas: Enimga y Jazz & Piano, lo que la confirma como una amante de la música en todos los sentidos.