Yellow Submarine, diversion para todos, música para todos

Yellow Submarine, diversion para todos, música para todos

ESCRITO POR: JORGE DIAZ
PUBLICADO ORIGINALMENTE EN SU VERSIÓN EN INGLÉS EN VIBBIDI: The Beatles

Podría contar muchas historias que están ligadas al álbum Yellow Submarine de The Beatles y mi vida. Historias que tienen que ver con el crecimiento de un chico que prefirió seguir el sueño de convertirse en un músico famoso, hacer sus propias canciones, tocar en grandes foros y, sobre todo, estar en un estudio de grabación la mayor parte del tiempo. Quizá lo único que no conseguí fue el hacerme famoso; sin embargo, tengo la dicha de haber realizado todo lo demás. Siempre fiel a lo que pensaba, nunca sucumbí a la tentación de componer canciones con la fórmula de moda en mi tiempo. Pensé que, si no era honesto y no seguía mi inspiración y que, si sólo me convirtiera en un vendedor de discos, como si estuviera vendiendo carros o refrigeradores, preferiría no hacerlo. Por eso intenté durante años llegar a donde quería con mi música. Cuando me di cuenta de que se trataba de ser comercial y engañar al público, decidí no intentarlo más. Y creo que está bien. A la distancia, creo que me divertí mucho más haciendo lo que quise en las presentaciones en las que nos contrataban y en el estudio de grabación, que lo que hoy estuviera pensando si me hubiera convertido en un mercenario. A fin de cuentas, cuando eres joven y pretendes ser un rock star, lo que en realidad estás buscando es fama, dinero y chicas, pero no estás consiente de todos los problemas a los que se enfrentan quienes sí lo logran y quizá, en muchos casos, no vale la pena querer tanta fama y dinero… aunque quizás las chicas sí. No importa, el soundtrack de mi vida esta lo más enriquecido que puedo, gracias a esa etapa en las que pasaban las horas, los días, las semanas, meses y años y yo escuchaba música sin parar, componiendo todo lo que se me venía a la mente, ensayando con los chicos de mi banda, presentándome en foros locales, colocando algunos de mis temas en la radio y llevándome un poco de dinero al bolsillo para comprar instrumentos musicales y poder pagar algunas horas en los estudios de grabación. Todo eso me dejó cosas muy positivas en la vida, aunque debo reconocer que también hubo ciertas frustraciones por los fracasos, pero nada que no se haya podido superar con el tiempo y los triunfos que la vida me trajo en otros ámbitos. Mientras esa juventud transcurría, había un disco que giraba en mi mente todo el tiempo. Yellow Submarine y todos los contrastes que tiene en sus canciones, me hacían pensar en lo válido que es el querer ser fiel a lo que quieres sin que ninguna otra consideración importe. Por supuesto, algunos tienen esa gran suerte de poder lograr la fama que buscan como The Beatles, y otros nos quedamos en el camino, pero reconociendo el gran mérito de quienes conquistan la cima y respetándolos por siempre.


No hay porqué tomárselo tan serio


Una de las cosas que más aprendí del álbum Yellow Submarine, es la diversión que uno tiene que experimentar cuando se es músico. No hay porqué tomárselo tan serio, aunque existan momentos en los que la inspiración nos lleve a los terrenos de la melancolía. Cuando veo músicos que adoptan una postura de grandes intelectuales o poetas, de grandes divas o inalcanzables estrellas, me parecen patéticos. Creo que esos artistas no se dan la oportunidad de ser felices, porque creen que el arte tiene que ser dramático o muy sufrido para ser considerado arte y no creo que esa sea necesariamente la verdad. También se deben expresar los momentos felices, bobos, superficiales y muy divertidos en la obra de los artistas, de esa manera, la gente se da cuenta que son seres humanos como cualquier otro y que tienen todo tipo de sentimientos y experiencias como nosotros. Vivir aparentando una vida superior es tan falso que al final de las carreras de muchos artistas presuntuosos, los termina por deprimir. Es obvio que este álbum fue producto de un compromiso para hacer una película de dibujos animados de la banda más famosa del momento, pero si ellos no hubieran sido consientes de su sentido del humor y de su capacidad para componer canciones divertidas, no hubieran firmado ese acuerdo. Por eso, cuando escuchamos “Yellow Submarine” y “All Together Now”, me siento muy contento de confirmar que los Fab Four tuvieron infancia y la recuerdan con gusto y que no todo en esta vida se trata de melodías complicadas, ponerse filosófico todo el tiempo o cortarse las venas ante cualquier ruptura amorosa, como muchos otros compositores nos pretenden vender la idea. De hecho, y debido a la gran capacidad que tenían de hacer de melodías simples y musicalizaciones básicas un verdadero éxito a nivel internacional, estas dos canciones han sido la delicia de generaciones de niños que han tenido contacto con ellas en la televisión o en sus colegios. Nada más importante que llevarle alegría a un niño. Y ellos lo lograron quizá sin proponérselo, por qué? Porque ese es el resultado de ser un artista honesto y ejercer la libertad a la que me refería al principio de esta Narrativa, sin que nada ni nadie trate de ejercer una influencia dañina en tus composiciones. Y si se logra el éxito como lo lograron los cuatro chicos de Liverpool, pues mejor.


Honor a quien honor merece


Siempre he sentido una gran admiración por el que yo considero es el quinto Beatle, George Martin. Sin él muchas de las canciones que tanto adoramos no habrían sido lo mismo. Sus arreglos y aportaciones directas a las canciones de los Fab Four, pero, sobre todo, su infinito amor por la banda, hicieron posible que en casi todos los álbumes de The Beatles estuviera presente. Y no es sencillo, cuando artistas tan importantes y con tanto éxito enfrentan sus ideas con un productor, arreglista y mánager, las cosas se pueden tornar explosivas. De hecho, hubo momentos muy difíciles en la relación de Lennon y McCartney con George Martin, por las ideas que cada uno tenía sobre el rumbo que debían tomar algunos álbumes y canciones. Sin embargo, a la hora de esta en el estudio y ofrecer el producto terminado de cada álbum en el que colaboró este gran músico, la calidad e influencia que este tenía sobre los otros cuatro, se nota perfectamente bien. Para este disco, colaboró con 8 temas instrumentales en el que para mí sobresale “Yellow Submarine In Pepperland”.

SIGUE TODAS LAS NARRATIVAS DE JORGE DIAZ EN VIBBIDI